Miércoles, Febrero 21, 2018
   
Texto
Banner
Banner

¿El desplome de las bolsas anticipa una crisis?

Por Gabriela Siller

En la teoría económica se relaciona el desempeño del mercado de capitales con la riqueza y por lo tanto los desplomes en la bolsa en la historia han sido señales claras de que una crisis económica se está gestando. Por ejemplo, el 29 de octubre de 1929, el Dow Jones en Estados Unidos cayó 11.73% en lo que se consideró el martes negro. A ese martes negro se le atribuye el inicio del crack de la bolsa y de la Gran Depresión económica. Por su parte, en 1987 se dio un lunes negro que generó desconfianza y ventas aceleradas de acciones, provocando desplomes en la bolsa. En octubre del 2008 las bolsas del mundo también colapsaron, esa vez como consecuencias de la incertidumbre sobre la salud del sistema financiero de Estados Unidos, particularmente de los créditos Sub-prime.

No obstante, lo sucedido al inicio de la semana en Estados Unidos no puede decirse que es señal de crisis por varias razones. En primer lugar, los inversionistas no temen que la economía estadounidense se desplome, sino más bien esperan que el crecimiento económico sea mayor. Tampoco se tiene miedo que los bancos caigan en bancarrota (como en el 2008) o que haya una falta de liquidez (como en 1929), simplemente creen que Estados Unidos crecerá más rápido debido a la reforma tributaria.

Los movimientos a la baja en las acciones no sucedieron como consecuencia de que se esperen menores flujos de efectivo en las empresas, sino que fueron respuesta a un cambio en la expectativa de la tasa de interés. Al darse un mayor crecimiento económico, la inflación se acelera y con esto la Reserva Federal podría verse obligada a endurecer su política monetaria, es decir, a subir más agresivamente la tasa de fondos federales. Cabe destacar que cuando la tasa de interés sube, el precio de los activos baja, debido a que al traer al presente los flujos descontados de efectivo resulta ser una menor cantidad por el mayor costo del dinero en el tiempo. El mercado no se espera a que la tasa de interés efectivamente cambie, sino que se anticipa haciendo desde hoy los movimientos en los portafolios de inversión.

Por otro lado, con el uso de los algoritmos los índices se mueven más rápidamente en respuesta a programaciones, ocasionando mayores incrementos o caídas a las que se observaban antes de su uso. De esta manera, con un cambio en la expectativa pueden darse movimientos más bruscos en el mercado de capitales como lo sucedido al inicio de la semana, particularmente en Estados Unidos donde el índice Dow Jones bajó 4.6% el lunes. Otros índices como el S&P 500 y el Nasdaq mostraron bajas de 4.10% y 3.78% respectivamente.

Finalmente, los máximos históricos alcanzados en el 2017 hacían pensar en burbujas especulativas. Así, lo sucedido esta semana no se cree que sea señal de que se está gestando una crisis, sino sólo un ajuste del mercado ante el cambio en las expectativas económicas, particularmente de la inflación y de la tasa de interés.

Gabriela Siller Pagaza

Directora de Análisis Económico de Grupo Financiero BASE

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Siguenos en

FacebookTwitterRSS Feed
Banner
Banner
Banner
Banner

Redes Sociales

Acceso