Domingo, Diciembre 17, 2017
   
Texto
Banner

¿Dónde están nuestros impuestos?

Por María Dolores Ortega Paredes

El balance no me cuadra, los ingresos del Gobierno federal contra los egresos, los que desearíamos palpar los que contribuimos en este País, son distintos.

Me resulta indignante, penoso y hasta vergonzoso, que nuestros Gobernantes nos sigan viendo la cara…

Es increíble, que mientras el propio Gobierno presume la gran cantidad de ingresos tributarios recaudados, $1 billón 472.2 mil millones en los primeros seis meses del año, $61 mil millones más de la meta establecida en la Ley de Ingresos de la Federación 2017.

Y con un crecimiento anual en términos reales positivo, pese a la alta inflación, de 0.1%; veamos una caída anual de -32.7% real en el rubro de inversión física directa, la que significa nueva infraestructura, la que fundamenta el crecimiento económico de largo plazo de México, la que genera competitividad al País, la que facilita la actividad productiva de los mexicanos…

El rubro de inversión física directa en los primeros 6 meses del año apenas absorbió $158,269.7 millones, un 8.7% del total de gasto programable ejercido.

¿Dónde están nuestros impuestos?...

Insisto, es indignante que además de los pocos recursos destinados a inversión física directa, sea mal ejercida y tengamos que ver casos como el del Paso Exprés en el Estado de Morelos.

Datos de Hacienda, revelan que el gasto corriente –el no productivo- del sector público federal creció en el primer semestre del año 2% real anual.

También que el costo financiero –pago de servicio de la deuda- creció un 11.5% anual en términos reales.

El Gobierno federal destinó en el primer semestre del año $279,617 millones a cubrir el costo financiero, un 43% de más recursos que los dirigidos a inversión física directa.

Podríamos pensar que es justo que paguemos todos esos intereses, pues gozamos de una mejor infraestructura y registramos tasas de crecimiento elevadas en el rubro de inversión física directa, pero, lamentablemente no es el caso.

¿Dónde están nuestros impuestos?...

Este año, el monto de inversión física directa ha sido el peor para este mismo período desde el 2009, cuando la crisis económica.

Sin inversión no hay crecimiento sostenido, es lo que dice la teoría económica, y la experiencia también.

El crecimiento de 3% real en el Producto Interno Bruto, del segundo trimestre del año, en su serie desestacionalizada, está sustentado en el repunte de comercio y servicios.

La actividad industrial del País apenas pudo avanzar 0.6% real anual, 0.1% respecto al trimestre anterior.

Y esto gracias a la inversión del sector privado, que pese a la cautela que han manifestado este año, por la incertidumbre de la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, siguen sacando la casta por México.

Si no hay inversión pública en infraestructura carretera, portuaria, productiva, telecomunicaciones, energética…, no hay crecimiento sostenido de largo plazo, no es posible mejorar la competitividad del País.

Insisto, ¿dónde están nuestros impuestos? que hagan multiplicar la actividad productiva del País, y su crecimiento económico.


La Lic. Ortega Paredes, es Economista de la UANL; laboró para Grupo Reforma, y es analista de temas económicos, fiscales y laborales. @Doloresop

 

Siguenos en

FacebookTwitterRSS Feed
Banner
Banner
Banner
Banner

Redes Sociales

Acceso