Sábado, Mayo 27, 2017
   
Texto
Banner

Dios los cría, y ellos se juntan (Estado y SAT)

Por Ma. Dolores Ortega Paredes

Dice otro conocido refrán que “Cuando ves burro, se te antoja viaje”.

Y justamente esto hizo el Gobierno de Nuevo León.

Los contribuyentes de Nuevo León no sólo tendrán a partir de abril próximo la chamba de fiscalizar a sus proveedores en materia de obligaciones federales, sino también estatales.

Estimados, de nuevo nuestras “queridísimas” autoridades pasan la factura de su ineficacia a nosotros los contribuyentes.

A partir de abril, todas las personas físicas y morales en Nuevo León tendrán que cumplir con el entero de la retención del Impuesto Sobre Nómina, que están obligados a efectuar desde el 1 de enero pasado, si tienen personal contratado por un tercero (outsourcing).

El 15 de abril próximo vence la prórroga que el “bonachón” del Gobierno estatal dio a los contribuyentes, para que supieran como hacerle.

Les recuerdo que esta medida entró en vigor el 1 de enero pasado, gracias a que nuestros “estimados” Legisladores locales aprobaron la reforma a la Ley de Hacienda y al Código Fiscal del Estado.

Y es que justamente, también en abril entra en vigor nuevas obligaciones fiscales en materia federal, relacionadas a la subcontratación laboral y al recibo de nómina.

Deberán añadir el complemento al CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet) de nómina versión 1.2.

Además, quienes tienen personal contratado por un tercero (outsourcing) tiene que cumplir con nuevas disposiciones en materia de Ley de ISR y de IVA, para que resulte deducible este gasto.

El artículo 27, último párrafo de la fracción quinta, de la Ley de ISR, relativo a las condiciones de deducibilidad, advierte que es necesario que el contratante obtenga del contratista copia de los comprobantes fiscales por concepto de pago de salario de los trabajadores que le hayan proporcionado el servicio subcontratado.

“…De los acuses de recibo, así como de la declaración de entero de las retenciones de impuestos efectuadas a dichos trabajadores y de pago de las cuotas obrero patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social. Los contratistas estarán obligados a entregar al contratante los comprobantes y la información a que se refiere este párrafo”, agrega.

Es tan astuta la autoridad fiscal federal que emite las normas para obligar al contribuyente a ayudarla por las malas, amenazar con no permitir la deducibilidad de lo erogado por subcontratación laboral es pegarle donde más duele, en el bolsillo.

Lamento, tener que decir que cuidado con mi tocaya “Dolores”, es decir, con el Servicio de Administración Tributaria porque arrancó el año con la espada desenvainada.

No es para menos, estamos en el penúltimo año de la actual administración federal, y es “necesario” que nuestro Gobierno disponga de la mayor cantidad de recursos que se pueda, para despilfarrarlos desde este 2017 –en algunas entidades como Estado de México- y más en 2018.

En enero, el SAT pisó el acelerador a los actos de fiscalización, y solo ese mes realizó 11,376, cifra no vista desde noviembre del 2014.

Inferimos, según datos publicados, que 8,933 actos de fiscalización fueron auditorías electrónicas.

De nuevo, los contribuyentes tenemos que agachar la cabeza y cumplir, porque de lo contrario nos puede ir peor.

¿Hasta cuándo?.

La Lic. Ortega Paredes es economista de la UANL, laboró para Grupo Reforma, y es analista de temas económicos, fiscales y laborales. @Doloresop

Siguenos en

FacebookTwitterRSS Feed
Banner
Banner
Banner
Banner

Acceso